El desafío de las 20 operaciones

desafio

fuente by tradingdefuturos

Como trader, tus resultados dependen directamente de tus habilidades, no de tus conocimientos.

No son tus sistemas, estrategias o indicadores los que te harán ganar. Sin embargo,es habitual que te centres en ellos para conseguir esa consistencia que tanto te elude.

¿Y si hubiera un camino mucho más sencillo y directo?

Acompáñame y deja que te muestre que podrías hacer de distinto para lograr mejores resultados.

En esta ocasión quiero centrar tu atención en un aspecto de tu desempeño que debes mimar con esmero, y no es ni tu sistema, ni el mercado en el que operas, ni las estrategias que sigues, tus trading plans o tus indicadores,es tu habilidad en la aplicación de un sistema. Tu habilidad, no el sistema. Cómo lo ejecutas, no cómo es ese sistema.

En la línea de lo que está tan de moda te presento El Challenge de las 20 operaciones. Quiero que te quede claro qué te está separando de lograr el tipo de resultados que quieres, y qué debes hacer para darle la vuelta a la situación y convertirte en el tipo de trader que quieres ser.

Con este Challenge verás de forma evidente lo que has tenido todo este tiempo delante de ti pero no has sido capaz de ver.

Partiremos de dos premisas: que estás operando, y que dispones de un sistema. Si llevas tiempo persiguiendo el objetivo de ser un trader consistente cumples de sobra estas dos condiciones y podrás sacarle el máximo de provecho. 

Si lo que estás haciendo es operar de forma arbitraria e improvisada, si juegas a adivinar qué hará el precio, si tomas operaciones siguiendo las corazonadas del momento, en ese caso ya sabes cual es el problema. Lo diré más despacio: si quieres lograr mejores resultados pero ni tan siquiera sigues un plan de trading entonces el problema que tienes es mayúsculo porque estás operando desde el pensamiento supersticioso.

Quiero pensar que eres suficientemente responsable como para comprender que no lograrás ser un trader consistente si “juegas” a hacer trading, si te lanzas a improvisar y si dejas que tu estado emocional dicte lo que haces. Si estás en esta situación, si ese eres tú, lo que debes saber es que ahí no hay salida. Te estás contando una historia que puede ser muy bonita en tu cabeza, pero que no es cierta. Te dices que darás con tu “trader interior”, que podrás “sentir” el mercado y “saber” qué debes hacer de forma intuitiva, pero eso no sucederá.

La competencia inconsciente es el nivel de desempeño en el que eres capaz de lograr un determinado resultado sin tener que poner tu atención en el proceso. Cuando Messi lanza una falta, o acomete a un defensa, no está pensando qué hacer, simplemente está ejecutando. Pero ese ejecutar es fruto de miles de horas de entrenamiento. Cuando un operador profesional es capaz de entrar corto porque siente que el mercado está por desplomarse no improvisa sino que llega a una conclusión muy sofisticada sin tener que pensar conscientemente en el proceso, pero creeme, hay un proceso. Hay una secuencia de pasos que forman la gramática del precio.

Tu puedes llegar a desarrollar esa capacidad de sentir el mercado, pero no será de forma improvisada, no será de forma espontánea, sino únicamente como consecuencia de haber seguido un proceso sistemático el tiempo suficiente como para que se de el tipo de desempeño excelente que permite operar de forma competente sin tener que poner en el proceso la atención consciente.

En el caso de que estés deseando ser un trader por generación espontánea ya tienes identificado tu obstáculo. Se llama pensamiento supersticioso.

Vamos a por el Challenge. Operas y dispones de un sistema.

  • Paso 1. Recopila los dos últimos meses de operativa. Ya sea que utilices NinjaTrader, MetaTrader, Tradestation, ThinkOrSwim, eSignal, ProRealTime, o un software de análisis de tu operativa tipo EdgeWonk o las plantillas B2050 que utilizamos en Trading de Futuros, lo que quieres es tener a mano los dos últimos meses de trabajo.
  • Paso 2. Vas a repasar las operaciones que has tomado y vas a marcar aquellas que se ajustaron perfectamente a tu trading plan. Si saliste antes de lo que especificas en tus estrategias, si protegiste antes de tiempo, si entraste tarde, o demasiado pronto, si operaste en una zona que no es de trabajo, fuera de tu horario, o de tu mercado, o del marco de representación que has establecido, entonces, independientemente del resultado de la operación NO cuenta. Estas entradas no las marques, no nos interesan por ahora.
  • Paso 3. Vas a repasar de nuevo las operaciones y vas a señalar aquellas que NO se ajustan a tu trading plan por el motivo que sea entre los que están los que hemos mencionado con anterioridad: saltaste a perseguir el precio, doblaste posiciones para recuperar, operaste en noticias, cualquier operación que hayas tomado fuera de los parámetros de tu trading plan.

Tienes que saber que la inmensa mayoría de aspirantes a traders consistente, que revisan sus operaciones bajo estos parámetros no logra completar una serie de 20 operaciones seguidas que se ajusten perfectamente a su trading plan.

Lo que deberías tener muy claro es que no importa lo potente que sea la estrategia que sigas o lo efectivo que sea tu trading plan. No lograrás ser consistente si no eres capaz de ejecutarlo con disciplina. Si trabajas con nosotros y te enseñamos los entresijos de MIlenio, pero no eres capaz de ser disciplinado al seguir un plan de trabajo, tus resultados serán aleatorios e improvisados, no serás consistente porque la consistencia, por definición, nace de la capacidad de ejecutar con disciplina una y otra vez.

No es tan importante qué es lo que ejecutas como el hecho de que lo estés ejecutando de la misma forma a lo largo del tiempo.

Un programa de formación debe estar centrado en el desarrollo de las habilidades, y las actitudes profesionales en el mercado. No es un conjunto de ideas para analizar el precio, no es una forma de operar, ni es un modelo. De sistemas, modelos y métodos hay miles. Un programa de formación debe ser un medio para desarrollar la disciplina ejecutiva, sin la cual no hay consistencia posible.

Cuando la gente pregunta: ¿Y con Milenio cuando tardaré en ser consistente? La respuesta es muy clara. El sistema Milenio es una forma de pensar y el programa de formación y entrenamiento es el medio a través del cual puedes desarrollar la disciplina para ejecutar de forma profesional.

Tus resultados vendrán, necesariamente, de tu habilidad como operador, ni de tu sistema, ni de tu inteligencia, ni de una supuesta inspiración divina. Vendrán de tu capacidad para aceptar este hecho tan sencillo: sin disciplina no hay consistencia.

Si no eres capaz de seguir tu plan de trading no serás capaz de ser consistente ni con Milenio, ni con cualquier otro sistema. La diferencia es que nosotros te entrenaremos para que transformes la mente que traes por defecto y la conviertas en la mente de un trader profesional que opera con disciplina.

Hasta que no seas capaz de tomar una serie de 20 operaciones en las que apliques tu trading plan, tu falta de resultados se deberá a una falta de capacidad ejecutiva y tu foco de atención debería estar en el desarrollo de tus habilidades como operador, ni en tu sistema, ni en tu método, ni en tu modelo, ni en tu trading plan.

¿Me explico? O me muestras una serie de 20 operaciones consecutivas operadas acorde a tu sistema, o no hace falta que busques mejorar ese sistema. La única mejora a hacer es en tu capacidad de ejecutar.

Estás observando el mercado y ves una operación potencial en una zona de trabajo de alta probabilidad, pero buscas más confirmación y el precio escapa sin ti. Te dices que deberías haber ejecutado tal como está definido en tu trading plan, que deberías haberla tomado y más ahora que ves que ha llegado a su TG.

Cuando aparece una segunda oportunidad potencial estás listo para saltar a mercado para no volver a quedarse fuera, pero en esta ocasión la operación no se desarrolla como tú querías. Se mueve con lentitud y finalmente va en tu contra y sales con stop out. Y en ese momento te preguntas ¿cómo puede ser que tomes las negativas y dejes la positivas?  ¿Por qué tienes tan mala suerte? En realidad estas preguntas ya son irracionales y nacen de una mente activada a nivel emocional.

Ante la tercera oportunidad tu nivel de activación está por las nubes. Sientes que tienes que recuperar esa pérdida y que es injusto que el mercado se haya movido tal como lo ha hecho. Pero ahí ya no operas tu plan, sino tu frustración. Ya no te aseguras de seguir impecablemente tu procedimiento sino que te lanzas a perseguir el mercado impulsado por un sentimiento de venganza.

El resultado es un trading improvisado. La primera operación ya no se ajusta a tu plan porque buscas un nivel de confirmación que no forma parte de tu sistema. Eso nace de una mente que no acepta la incertidumbre y la indeterminación y que busca la seguridad. El trading es una actividad en la que esa necesidad psicológica jugará en tu contra.

En la segunda operación el resultado individual se ajusta a la varianza y es perfectamente legítimo que salgas con un stop out. Pero tu mente debería estar entrenada para ver ambas operaciones de forma aislada. El resultado de una no depende de la otra. En cambio se te despierta un diálogo irracional: “¿Por qué tomas las malas y dejas la buenas?” Ese es un tipo de pensamiento que nace de la frustración y que incremente tu activación emocional.

A partir de ahí tu operativa está dictada más por tus sentimientos que por el procedimiento de trabajo.

No importa el sistema que estudies, el modelo que sigas, los indicadores con los que coloreen tus gráficos. Ni el market profile, ni Ichimoku, ni el Awesome Oscillator, ni las roturas de volatilidad, ni los modelos de los traders institucionales, ni los libros de órdenes, ni los ribbons,  ni la profundidad de mercado, ni nada de nada te servirá para ser consistente si sigues repitiendo el mismo error una y otra vez, si sigues una operativa improvisada, emocional, y saltándote tus propias reglas.

Piensa en que constante hay en todos tus problemas, en los que tenías cuando eras pequeño, los que tienes ahora, lo que son de pareja y los que son de trabajo, en todos tus problemas la constante eres tú. Cambian las circunstancias pero tú permaneces. Eres el testimonio de tus problemas.

En el trading no es distinto. Tú sigues siendo tú aunque cambies de sistema. Tú sigues operando desde ti lo hagas con el sistema que prefieras. Siempre eres tú la constante. Siempre tú en todos tus problemas. Si te saltas las reglas operando con gráficos Henkin Ashi, te saltarás las reglas operando perfiles de volumen, si eres indisciplinado operando con el análisis técnico clásico, lo serás operando con el análisis técnico dinámico, en Forex, en Acciones o en Futuros. Si estás metido en todos tus problemas ¿qué debes cambiar para solucionar eso? ¿Debes cambiar todos tus problemas o debes cambiar lo único que permanece constante? ¿Un trabajo externo en el tipo de sistema, mercado o plan de trading, o un trabajo interno en quien opera ese sistema, mercado o plan?

Si tienes un problema ejecutivo da igual el sistema que ejecutes, ¿lo ves?

Con el Challenge de las 20 operaciones puedes darte cuenta del origen de tu problema.

Y ahora qué haces para mejorar tus resultados: Te propongo tres cosas:

  1. Identifica los errores más importantes y elimínalos uno a uno. El pan nuestro de todos los días. Toma el registro de los dos últimos meses que has trabajado en el Challenge de las 20 operaciones, y céntrate en los errores que has repetido más veces. ¿Ajustas antes de tiempo y sales en BE? ¿Tiendes a operar fuera de las zonas de alta probabilidad? ¿Doblas posiciones para recuperar pérdidas? ¿Dilatas tus stops? Sea cuales sean esos errores debes eliminarlos de forma sistemática. Determina qué es lo que harás en cada caso y avanza de uno en uno. Comienza con el peor y elimínalo. Ese es el trabajo que debes realizar.
  2. Aléjate de las novedades y los cambios. Asume el compromiso de no modificar tu plan de trabajo. Entiende que cualquier cambio es volver a repetir más de lo mismo. Un nuevo sistema, mercado o marco de representación no te servirá de nada si sigues operando desde el mismo Tú indisciplinado. Tu foco de atención debe ser interior, el trabajo sobre ti mismo. Mientras tanto aléjate de los cambios. Asume el compromiso de seguir tu plan de trading sin ningún tipo de modificación hasta que seas capaz, como mínimo, de tomar 20 operaciones consecutivas con disciplina.
  3. Céntrate en tu trabajo interior. Ahí está la clave. Si el camino externo no te ha funcionado hasta ahora, ¿por qué debería funcionarte a partir de ahora? ¿Si los nuevos sistemas, indicadores y modelos no han solucionado tu falta de resultados, porque iban a hacerlo ahora? Entiende que la clave está en otro lugar y que ese lugar te es muy familiar y te mira cada vez que te reflejas en el espejo.

Haz el Challenge y comparte tus resultados en los comentarios del vídeo. Lista el máximo de operaciones que has sido capaz de tomar en estos dos últimos meses ajustadas completamente a tu TP.